01

¿Qué es un espectro?

planetas

La visión humana está limitada por las características de nuestras células nerviosas de la retina (conos y bastones), que solo son capaces de responder a un estrecho rango de la vibración electromagnética que llega hasta ellos.

 

Los experimentos realizados por Isaac Newton nos permitieron descubrir que la luz visible está compuesta por distintos colores. Cada color representa un rango de frecuencia estrecho, que nuestros ojos perciben gracias a la combinación de tres tipos de conos en nuestra retina, los cuales responden a estas diferentes frecuencias. Gracias a ellos podemos percibir toda la gama de colores que contiene el arcoíris, una banda de frecuencia que va desde el violeta hasta el rojo, y que en términos del tamaño o longitud de onda de estas vibraciones, van desde los 400 nanómetros (color violeta) a los 700 nanómetros (color rojo). Un tamaño realmente pequeño para nuestra acostumbrada escala de dimensiones, ya que un nanómetro equivale a 0,000000001 metro, o la mil millonésima parte de un metro.

espectro.

La vibración luminosa abarca mucho más de lo que humanamente podemos percibir. La luz que vemos llegar de las estrellas lejanas, o de nuestro Sol todos los días, es la luz capaz de hacer reaccionar a las células de nuestra retina, pero más allá de estos límites existe un inmenso rango de luz, o radiación electromagnética, generada por las estrellas, y que es totalmente invisible para nuestros ojos.

Conocemos mejor dos de estos rangos invisibles, ya que son los que están inmediatamente contiguos a nuestros límites conocidos, más allá de los extremos rojo y violeta. Llamamos luz infrarroja a uno, y luz ultravioleta al otro, porque cada uno de ellos se extiende hacia la derecha del rojo (infrarrojo), y hacia la izquierda del violeta (ultravioleta).

Más allá de estos vecinos inmediatos, otros colores o frecuencias invisibles se despliegan en ambos sentidos, más allá del infrarrojo y del ultravioleta. Mientras más nos alejamos en el sentido derecho del espectro luminoso, es decir, más allá del rojo y el infrarrojo, nos encontramos con vibraciones de baja energía que se manifiestan principalmente en forma de calor, y que por lo tanto se pueden medir en unidades de temperatura como los grados Kelvin. En parte de este rango encontramos la radiación de fondo del Universo, en el espectro de las ondas de radio que alcanzan temperaturas muy bajas en torno a los 3 [°K] o -270 [°C].

En el extremo más distante de la radiación luminosa, que va más allá de ultravioleta, nos encontramos con radiación de alta energía, los rayos X, y más allá con los rayos gamma, que pueden ser producidos por la explosión de una supernova. En el extremo de este sentido del espectro luminoso se encuentra la radiación cósmica.

En la actualidad, los avances tecnológicos nos han permitido, como en un acto de magia de ciencia y tecnología, ver y estudiar lo invisible.