01

¿Por qué existen el día y la noche?

2C

El giro de la Tierra sobre su propio eje es quizás el evento más importante en nuestras vidas. El día y la noche ordenan nuestras actividades diarias, y permiten la vida en la Tierra tal como la conocemos.

 

¿Por qué existen el día y la noche? Esquema que representa la rotación de la Tierra en relación con su eje.

 

La Tierra, cada 24 horas, aunque de manera más precisa cada 23 horas y 56 minutos, da una vuelta completa alrededor de un eje imaginario que pasa por los polos, en dirección oeste-este y en sentido contrario al de las agujas del reloj. Esto produce la impresión de que es el cielo el que gira alrededor de nuestro planeta. A este movimiento, denominado rotación, se debe la sucesión de días y noches, siendo el día el tiempo en que nuestro horizonte aparece iluminado por el Sol, y la noche cuando el horizonte permanece oculto a los rayos solares.

Como todos los cuerpos celestiales aparecen en el este (excepto los que están cerca de los polos, que solo dan vueltas), y viajan a lo largo del cielo para ponerse en el oeste, puede deducirse que, o estos se mueven alrededor de la Tierra de este a oeste, o la Tierra gira de oeste a este. A partir del simple movimiento del Sol, la Luna y las estrellas, ambas hipótesis están en perfecta armonía con lo observado, y no es posible determinar cuál de las dos es correcta sin recurrir a información adicional. Se suele creer que en la antigüedad las personas no sabían de ciencia, porque creían que la Tierra estaba fija y que el cielo se movía a su alrededor, pero hemos visto que a partir de la información con que contaban, una teoría era tan buena como la otra. De hecho, no todos en la antigüedad pensaban que la Tierra estaba fija. El primer filósofo conocido que creyó en la rotación de la Tierra fue Filolao, un Pitagórico que vivió en el siglo V a.C. Sus ideas fueron tomadas por Copérnico (1473-1534) en su gran trabajo sobre la teoría del movimiento en el Sistema Solar.

El movimiento de rotación de la Tierra tiene como consecuencias:

  • La sucesión de los días y las noches.
  • La forma achatada de la Tierra.
  • Los puntos cardinales.
  • La desviación de los cuerpos en su caída.
  • Los vientos y las corrientes marinas.