01

Telescopio Refractor

Los primeros telescopios fueron del tipo refractor, o sea, compuestos básicamente por lentes convergentes que dirigen los rayos paralelos provenientes del cuerpo sobre un punto del plano focal.

A pesar de ser los telescopios más comunes en astronomía no resulta sencillo desarrollarlos de gran tamaño por la dificultad que presenta crear lentes grandes y ligeras para el objetivo.

Una de las principales desventajas de este tipo de telescopios es lo que se conoce como “aberración cromática” y se produce por las diferencias en las difracciones de los distintos colores que componen la luz blanca. Así la lente es incapaz de llevar todos los colores al mismo punto focal. Este problema se soluciona con lentes apocromáticas aunque esto eleva el precio.

Algunas de las ventajas de un telescopio refractor son: mantenimiento sencillo, durabilidad, facilidad de uso, entre otras.